3d66f850346e21e447ca04955043e2aa_510x367

PARROQUIA
NUESTRA SEÑORA
E LA DIVINA PROVIDENCIA

El Origen

Tradición

3c7a95a9be0044db6a3b9387dabf663f_290x364

Misa: días 25

La Virgen de la Leche en Santiago de Chile

Oración para tener hijo(s)

Es tu día bella, no me canso de agradecerte por envíarme al más maravilloso hijo. Con mucha fe se logra todo.

 

Estefania Sanhueza Videla. 25.08.2015

Oración para las que están esperando el nacimiento de un hijo

Oración para cuando el hijo ya ha nacido

¿Deseas compartir tu testimonio?

VIRGEN DE LA LECHE

La Virgen de la Leche es una advocación y una iconografía de la Virgen María, en la que se la representa en el acto de amamantar al Niño Jesús. También está conocida como Virgen nutricia o nodriza, Virgen de la Buena Leche, Virgen del Reposo o del Buen Reposo, Virgen de Belén o de la gruta de Belén.

La Virgen de la Leche es un tema iconográfico que probablemente empieza en las catacumbas de Priscila, en Roma, donde hay una supuesta representación pictórica de la Virgen en el techo de una tumba. El estilo espontáneo, abocetado y realista del arte cristiano de fines de la Antigüedad queda reflejado en esa imagen. Sin embargo, para Réau, el origen de la iconografía de la Virgen de la Leche hay que buscarlo en el Egipto copto, donde fue adorada la imagen de Isis amamantado por Horus en la que la posición del niño sentado sobre las rodillas de una madre sentada probablemente inspire la posterior Virgen de Majestad.


En el Occidente medieval se sigue representando a María como venerada pero distante de los devotos, que la invocan como Notre Dame o Madonna o Nostra Senyora o Nuestra Señora. Son los monjes blancos del Cister quienes más van a difundir el culto mariano en Occidente. De entre ellos, San Bernardo será el defensor apasionado cuya devoción hacia la Virgen producirá una humanización de la iconografía de María, de manera que la imagen artística de la Virgen ya permitirá nutrir a su hijo con la leche.

La Gruta de la Leche es un lugar en Belén, muy cercano a la Basílica de la Natividad, donde la tradición dice que la Virgen amamantó al Niño. Una gota se derramó sobre una roca, que cambió su color, haciéndose blanca. Debido a esto, piedras de la gruta (formadas de carbonato de calcio), eran consideradas reliquia en los primeros siglos pues, al diluirlas en agua, ésta tomaba aspecto de leche. El santuario levantado en este lugar es utilizado por las mujeres que piden a la Virgen les mejore la calidad de su leche materna y la gracia de ser madre.

No es necesario ir a Israel para rezarle a la Virgen de la Leche. Fue bendecida el 25 de diciembre de 2006 en la Iglesia de Nuestra Señora de la Divina Providencia, en Santiago. Se celebra Misa los días 25 de cada mes, donde los fieles se reúnen para orar con alta devoción por la gracia la maternidad.


La Virgen de la Leche se encuentra también en la Iglesia del Carmen, en Ñuñoa.

Hermosa Señora de la Leche, amadísima Madre del Niño Jesús y Madre mía, escucha mi humilde oración. Tu corazón de madre sabe todos mis deseos, todas mis necesidades. Solo a ti, Inmaculada Virgen, tu Hijo Divino ha dado a comprender los sentimientos que llenan mi alma.

Tuyo fue el sagrado privilegio de ser Madre del Salvador. Intercede ahora con Él, mi amadísima Madre, para que, de acuerdo con su voluntad, pueda yo ser madre, o madre de otros hijos enviados por Nuestro Señor. Esto pido, Señora de la Leche en nombre de tu Hijo Divino, mi Señor y Redentor.

Amén

Señor Jesucristo, por la intercesión de tu tierna Madre, Nuestra Señora de la Leche, quien te llevó cerca de su corazón durante esos largos meses antes de tu nacimiento, me entrego en tus manos.

 

Acepta el sacrificio de mis males y dolores, los cuales yo uno con tus padecimientos en la cruz. Sobre todo, misericordioso y amadísimo Jesús, protege de todo mal a este hijo que Tú me has dado, dotándolo de la salud y vigor que necesita cada niño. Inculca en mi corazón y en mis labios las palabras y oraciones de tu Madre y la mía.


Nuestra Hermosa Señora de la Leche, todo esto te pido en fin de que mi hijo y yo podamos vivir para alabar eternamente tu Santo Nombre.


Amén

A ti, Hermosa Señora de la Leche, y a tu Hijo Divino, dedico ahora esta criatura que Nuestro Señor me ha dado. Pido que me obtengas las gracias físicas y espirituales que necesito, para cumplir mis deberes a cada momento.

 

Inspírame con los sentimientos maternales que sentiste durante la época que pasaste al lado del Niño Jesús. Consigue que yo, imitándote a ti, Oh Señora de la Leche, alimente a mi hijo en perfecta salud. En todas las cosas, ayúdame a seguir el ejemplo, que tú, modelo perfecto de todas las madres, me has dado.

 

Permite que mi familia refleje las virtudes de tu Sagrada Familia en Nazaret. Por último, encomiendo a tu cariñoso cargo todas las madres de la tierra, en cuyas manos Él ha confiado las almas de sus pequeños.


Amén

Es Milagrosa !!!


María Isabel Palazuelos Varas. 25.02.2016

Fue una etapa muy difícil la que viví, por años intentamos ser padres sin éxito, la esperanza ya se perdía y de pronto un día decidí pedir a nuestra señora su ayuda, que me permitiera la tubre de ese mismo año nos enteramos que estaba embarazada, fue una felicidad indescriptible.

 

Hoy nuestro Emilio tiene 2 años y 10 meses. Lo que prometí a nuestra madre bendita que lo cuidaríamos y seriamos los mejores padres para él se está cumpliendo. Ahora quiero que Emilio tenga un hermanito/ta y por lo mismo ya que estamos cumpliendo con amor y devoción, te pido Virgen Santísima nos vuelvas a bendecir, Tengan fe... Ella siempre escucha y siempre nos ayuda para regalarnos esa bella tarea.


Blanca Salinas Sanhueza, 3.3.2016

TESTIMONIOS

Nombre  
Email  
Ciudad  
Mensaje